martes, julio 03, 2007

Noticias del Vaticano para los Scouts

Carta del Papa en el centenario de los scouts
CIUDAD DEL VATICANO, martes, 3 julio 2007 (ZENIT.org).- Publicamos la carta que ha dirigido Benedicto XVI al cardenal Jean-Pierre Ricard, arzobispo de Burdeos y presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, con motivo del centenario de los scouts.

Ir al detalle en ....
Vaticano, 22 de junio de 2007

BENEDICTUS PP. XVI


Benedicto XVI da gracias por los cien años de la fundación de los scouts
El 1 de agosto se celebrará el centenario del primer campo

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 3 julio 2007 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha reconocido los frutos que han ofrecido al mundo y a la Iglesia los scouts al celebrarse los cien años de sus inicios.

Así lo constata en una carta dirigida al cardenal Jean-Pierre Ricard, arzobispo de Burdeos y presidente de la Conferencia Episcopal de Francia.

El 1 de agosto se celebrará el centenario de la apertura, en la isla de Brownsea, en Inglaterra, del primer campo scout, organizado por Sir Lord Baden-Powel (1857-1941), fundador del Movimiento Scout Mundial.

«Desde hace un siglo, a través del juego, la acción, la aventura, el contacto con la naturaleza, la vida de equipo y el servicio a los demás, se ofrece una formación integral a todos los que se unen al scoutismo», recuerda el Papa en su misiva escrita en francés.

Con el tiempo, han surgido movimientos scouts con una clara identidad católica, que se han extendido en numerosos países. En Francia, por ejemplo, existen los Scouts y Guías de Francia, en los Scouts y Guías de Europa, o en los Scouts y Guías Unitarios de Francia

«Fecundado por el Evangelio --añade--, el scoutismo no es sólo un lugar de auténtico crecimiento humano, sino también el lugar de una propuesta cristiana fuerte y de una verdadera maduración espiritual y moral, así como de un auténtico camino de santidad».

«El sentido de responsabilidad que despierta la pedagogía scout lleva a una vida en la caridad y al deseo de ponerse al servicio del prójimo, a imagen de Cristo servidor, basándose en la gracia que ofrece Cristo, en particular a través de los sacramentos de la Eucaristía y del Perdón».

El Papa alienta en la carta la «fraternidad scout», «que forma parte de su ideal inicial y que constituye, en particular para las jóvenes generaciones, un testimonio de lo que es el Cuerpo de Cristo, en el que, según la imagen de san Pablo, todos están llamados a cumplir una misión desde el lugar que les corresponde, a alegrarse con el progreso de los demás y a apoyar a sus hermanos en las pruebas».

«Doy gracias al Señor por todos los frutos que, a través de este siglo, ha ofrecido el scoutismo», confiesa, alentando a los scouts católicos a continuar su camino, proponiendo «a los chicos y chicas de hoy una pedagogía que forme en ellos una personalidad fuerte, fundada en Cristo y deseosa de vivir los altos ideales de fe y de solidaridad humana».

La misiva concluye con un consejo tomado de Lord Baden-Powel: «¡Sed siempre fieles a vuestra promesa scout, aún cuando hayáis dejado de ser muchachos, y que Dios os ayude a hacerlo así!».

Y el Papa añade: «Cuando el hombre se esfuerza por ser fiel a sus promesas, el Señor mismo fortalece sus pasos».

N.R.: gracias Rodolfo por la info.

1 comentario:

Elvira dijo...

Una de las alegrias mas grandes y gratas que tuve en la vida, fue ser guia y scout. Crecì acuñando en mi los ideales del movimiento y de la fe en Cristo. Vivi muchas experiencias compartidas con gente que sin dudas quedaràn en mi corazòn. Me gustarìa agradecerles a ellos, a mis dirigentes, a los seminaristas, a mis amigos de aventura y a Alejandra Riedel(algiuen que no conocen pero fue quien un dia en el club me dijo "queres venir el sàbado a un grupo a hacer algo distinto") haber tenido todo lo que me dio el scoutismo. Cuestion que me ayudo a ver la vida desde otra optica y a afrontar con entereza algunas circunstancias de mi vida. En sus bases aprendi a transmitir a los chicos, que alguna vez compartieron conmigo, el scoutismo y a los que les dedique con amor parte de mi tiempo y que guardo tambien en mi corazòn. En sus bases aprendì tambien a criar a mi hijo. Creo que el movimiento marcò la vida de todos los que alguna vez pasamos por èl y que cumpla hoy cien años significa que por suerte fuimos muchos y lo seguiràn siendo. Quisiera destacar de lo que leì lo que màs me llegò "todos estan llamados a cumplir una misiòn desde el lugar que le corresponde, a alegrarse con el progreso de los demàs y a apoyar a sus hermanos en las pruebas". Y que como dice el Papa el Señor los fortalezca. Sepan aprovechar la hora del recibir y compartir la hora del dar, sin desperdicio. Los abrazo a todos. Y como siempre un saludo en Cristo. Elvira Ponasso.